Para entender mejor el funcionamiento y las dimensiones del Mercado Forex, es bueno conocer sus orígenes y las razones que llevaron tanto a su existencia como a la creación de las divisas. En los comienzos, en los primeros mercados, el sistema de “canje” o “trueque” era el más utilizado por nuestros ancestros. Este método generaba largas horas de búsquedas y negociaciones antes de que un negocio se sellara. Eventualmente, para facilitar el intercambio de bienes, metales preciosos como el bronce, la plata y el oro se comenzaron a adoptar como medidas de canje comunes. Inmediatamente ganaron aceptación gracias a las ventajas que ofrecían, tales como practicidad, durabilidad y posibilidad de almacenamiento.
Sobre finales de la Edad Media se dio una nueva evolución, la aparición y circulación del papel moneda. Paulatinamente, su utilización se fue imponiendo hasta que se adoptó su uso como medida corriente por parte de los gobiernos, quienes respaldaban el valor de estos billetes con sus reservas en oro. A este sistema se lo conoció como el Patrón Oro. En julio de 1944 el Acuerdo de Bretón Woods marcó el fin del patrón oro, fijando al dólar como la nueva moneda de referencia a nivel mundial y se estableció que su precio debía ser 35 USD por onza de oro. De esta forma los demás países fijaban el precio de sus monedas con relación al dólar.  En 1971 el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, terminó la convertibilidad del dólar en oro y lo dejó “flotar” libremente contra otras divisas como el marco alemán, la libra esterlina o el yen.

Desde entonces, el mercado de compra y venta de divisas se ha desarrollado de tal manera que hoy en día es el Mercado más grande del mundo, moviendo diariamente más de 3.2 trillones de dólares. Siendo tradicionalmente un mercado puramente interbancario, en la actualidad el Forex, gracias a la aparición de operadores de divisas se ha democratizado y popularizado, poniéndose así al alcance de todos.